Tu imagen verdadera

«Un día alguien te dice -te quiero- y otro día esa misma voz te azota a insultos y desprecios. Un día unas manos te colman de caricias y otro día esas mismas manos envuelven tu cuerpo de golpes… y así durante consecutivos espacios que se vuelven a destiempo e impactando contra la cordura de tu ser.»

Si quieres seguir leyendo, pide tu ejemplar aquí.

*Imagen de archivo

Deja un comentario