Puede ser tu historia

«Me dispuse a pensar, dispuesta a abandonar, aconsejada por mi ira y refugiada en mi dolor. No existía motivación que equilibrara mi sentido vital de detener la pausa que embriagaba un talento tan profundo, tanto que no era capaz de ver lo capacitada que estaba para vencer.»

Si quieres seguir leyendo, pide tu ejemplar aquí.

*Imagen cedida por Lidia Pérez.

Deja un comentario