Mujeres que crean huellas

«Perder las riendas de mi vida, tener puertas que cerrar…

Estas cosas nos pasan para aprender, que ningún día es igual a otro.» (Emy)

Desde hace ya varios años, conozco a esta gran mujer, pero no hay día que pase, sin haber aprendido algo nuevo de ella, o algo viejo, o algo roto. El caso es que Emy, es para mí, todo un referente de mujer luchadora, trabajadora, valiente, única.

Si bien en un principio, aquello que nos unió fueron temas relacionados con la lucha contra la violencia de género, a día de hoy, son interminables las anécdotas, vivencias, experiencias y demás “-ismos” los que nos unen, y en mi caso, me hacen crecer en valores, en lecciones y en autenticidad.

Hoy he querido compartir a través de este espacio, lo que supone contar y tener a Emy, en el recorrido que lleva este proyecto. Ella siempre ha estado y está apoyando cualquier paso que daba, releyendo una y otra vez, las páginas del libro y las de la vida.

sabernos completos, sin necesidad

de omitir conceptos por miedo a parecer rivales

Y es que en el fondo, de eso se trata una lucha que suma fuerzas, de contar con manos dispuestas a pasar cada página, con voces que respondan y cuestionen todo lo que está establecido. En una lucha, como lo es la lucha contra la violencia de género, poco importa ser compatibles o no con determinadas reglas o dogmas. Lo único relevante, es saber que podemos compartir un camino, construir retablos donde a medida que avanzamos, quede depositada una huella, un espacio libre donde habitar. Importa más y mucho, sabernos completos, sin necesidad de omitir conceptos por miedo a parecer rivales. Todo lo contrario. Cualquier diferencia es una etapa más de la fuerza que se suma a esta lucha.

Lo que enriquece a las personas y con ello, lo que hace más amplia, avanzada y poderosa una idea, es saber y estar dispuesto a dar lugar a esas diferencias, a todo aquello que se sale de nuestra norma y trayectoria, y de esa manera, se crean esas etapas, esos mundos.

… esa visibilidad, supone dar a conocer

huellas de otras mujeres

Esta gran mujer, me sigue enseñando cada día, que lo difícil no es crear un proyecto, ni de sacarlo adelante, ni de llevarlo al resto de personas. Lo difícil de un proyecto, es que nosotros mismos, seamos capaces y estemos convencidos, de querer seguir haciéndolo visible, porque esa visibilidad, supone dar a conocer huellas de otras mujeres, de las que nadie habló, de las que nadie ha escuchado ni su nombre, supone dejar la huella de más mujeres que desaparecieron de los titulares, de los minutos de silencio, mujeres que pasaron y el sistema las olvidó.

Así que desde aquí, gracias estimada lectora, compañera, amiga, por recordarme que tengo el privilegio, de seguir encontrando en esta lucha, a mujeres como tú.

Deja un comentario